Podemos La Rioja: “La disolución de ETA llega mal y tarde”

Podemos La Rioja: “La disolución de ETA llega mal y tarde”

Podemos La Rioja: “La disolución de ETA llega mal y tarde”

Durante casi cuatro décadas, La Rioja ha sufrido también, en primera persona, la violencia terrorista de ETA, que ha asesinado y herido a decenas de personas en la región y que ha causado numerosos daños materiales.

Hoy, la noticia de la disolución de ETA, sesenta años después de su conformación y siete años después del cese de la actividad terrorista, genera sin duda una sensación de alivio por ver desaparecer definitivamente al último grupo terrorista activo en Europa, y en ese sentido es una noticia positiva, pero queda muy lejos de ser el final que la sociedad deseaba.

ETA no se disuelve por un proceso de reflexión ética, sino por un motivo táctico. No se disuelven porque fuera la mejor decisión para el conjunto de la sociedad española, sino porque era su única decisión posible.

El comunicado final está plagado de contradicciones, de desprecios y de olvidos que no se corresponden con los hechos acontecidos. ETA no asume la barbaridad histórica que ha supuesto incluso su mera existencia, ni reconoce el quebranto a los Derechos Humanos que ha protagonizado durante todos estos años. Tampoco hay ningún compromiso con el esclarecimiento de las decenas de crímenes cometidos por la banda terrorista que quedan aún por resolver.

ETA no se arrepiente, ni reconoce a las víctimas el daño causado. No hay, ni puede haber, jerarquías entre las víctimas porque todas comparten un mismo dolor y, sin excepción, todas son merecedoras del derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la no repetición. Memoria y víctimas van de la mano y nadie las puede separar.

Rechazamos el relato épico que ETA quiere construir en su comunicado final, porque el único protagonismo que reconocemos es de quienes construyeron la paz y no de quienes sembraron el terror durante décadas. En este último día de la banda terrorista no hay idealismo, solo la huella de algo que fue tenebroso y repudiable. La disolución de ETA es un triunfo del conjunto de la sociedad española, el camino a la paz se ha construido desde la defensa de los Derechos Humanos, desde el rechazo a la violencia de todos los orígenes y desde la solidaridad con las víctimas.

Hoy, toca mirar por fin al futuro, de paz, de memoria y de convivencia. Una paz basada en los derechos humanos. Una memoria veraz e inclusiva de todo sufrimiento. Una convivencia basada en que la pluralidad y las formas diferentes de pensar son algo natural y bueno.

Hoy se firma un punto y aparte en la historia de nuestro país. Ojalá ETA no hubiera existido nunca. Ojalá la pesadilla del terrorismo en España no vuelva a suceder jamás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies